Viñas

Viñas

La grandeza de la tierra reside en que nos devuelve mucho más de lo que le damos. Y a nosotros nos lo devuelve en forma de viñas (en el corazón del Pla de Mallorca), y por supuesto, de vino. Vino que es fruto de un proceso perfectamente planificado pero también de un trabajo en equipo con la naturaleza en el que cada factor y cada instante cuentan: las características del terreno, la forma de trabajarlo, la humedad del ambiente, las horas de sol, la lluvia que cae o la que deja de caer, el mimo con el que se cuida la cepa, se corta cada racimo o se supervisa cada fase en su elaboración.

Por ello, aunque cada paso está planificado al detalle, siempre hay matices que nos regala la naturaleza y circunstancias que no se pueden controlar. Esa es la magia del vino.

Ubicación

Nuestro vino nace en las tierras del Término Municipal de Petra, una zona privilegiada del corazón de Mallorca que cuidamos con el máximo esmero. Complementamos la cosecha con las viñas de otras fincas ubicadas en Felanitx y Manacor, controladas por nosotros mismos.

Denominación de origen
El sello D.O. Pla i Llevant de Mallorca, que certifica la procedencia de nuestra uva y garantiza la calidad de nuestros vinos, es una seña de identidad que refleja las características propias que heredamos del terreno y las que aporta el clima.
Suelo
El suelo es el óptimo para el cultivo de la vid y es conocido como «call vermell». Es arcilloso y frecuentemente mezclado con gravas y piedras, formado a partir de la degradación de rocas calcáreas en el clima mediterráneo. El contenido en materia orgánica es bajo. El tono rojizo que caracteriza esta tierra se debe precisamente a los óxidos de hierro (el nombre de «Ses Ferritges» de nuestro vino hace referencia al hierro-ferro).
Clima
El clima es mediterráneo, de inviernos suaves, veranos secos y una media anual de precipitaciones de 450 litros/m2.
Medio ambiente
En las Bodegas Miquel Oliver no utilizamos herbicidas. Realizamos un trabajo manual y mecánico en todo el proceso de desborre, deshojado y eliminación de exceso de carga que la viña pueda padecer. Esto requiere tiempo y eleva el coste, pero protege el medio ambiente y contribuye a mejorar la calidad de la uva.
Sistemas de riego
Nuestro sistema en espaldera móvil nos permite aprovechar las horas de sol que tenemos en Mallorca y controlar la humedad de las hojas y racimos. De esta forma podemos optimizar el microclima en el interior de la planta y reducir considerablemente los tratamientos fitosanitarios. En años extremadamente secos utilizamos el sistema de riego por goteo. Un sistema que aporta la cantidad precisa de agua, enfocado a aumentar la madurez fenólica de la uva sin aumentar la cantidad.